"Como no sabía que era imposible, lo hizo"

martes, 3 de noviembre de 2009

Una cámara


Tenía entonces 13 años y ya me asombró. Me llené la agenda de fotos y lazos negros. Yo, con 13 años ya sabía que era una injusticia. Yo que era una niña lo sabía. Hoy lo he vuelto a revivir. En la facultad nos han pasado un documental de Couso de 25 minutos. Por primera vez todos estábamos callados, todos estábamos allí, con la carne de gallina y con el mismo odio por dentro.
Un 29 de Octubre del 2003 moría José Couso. Para muchos este hecho ya ha quedado en el olvido. Por suerte, todavía hay gente que lucha –y seguirá luchando- para que cosas tan injustas como estás no vuelvan a suceder y que se consiga hacer justicia. José Couso buscaba la verdad, la triste verdad –o lo que más se parece a ella en una guerra-. Ya existían muchas mentiras –demasiadas- y también mucha gente que tenía otra lucha, la de esconderlas .Fue un crimen, un crimen de guerra.

Han justificado que desde el hotel de periodistas –Palestina- dispararon -¿los periodistas?-, que a Couso lo dispararon por qué vieron a un periodista con unos prismáticos, que en la habitación de Couso había francotiradores…No había confusión, no podía existir confusión, los militares –los norteamericanos que Aznar tanto ha defendido- sabían que el hotel, que ese hotel era el de la prensa. Probablemente el error más grave que cometió Couso fue grabar, grabar algo que otros querían esconder, capturar las hostilidades –injustificadas, como todo en una guerra- que otros hacían. José Couso si que llevaba un arma, su cámara.

Quizás hoy ya es demasiado tarde pero conviene recordar. Conviene mirar atrás y recordar el papel de nuestro representante, de cómo Aznar defendió a Bush en todo momento en una guerra que solo quería él, de las armas que no habían, de los perdones que no llegaron…pero sobre todo recordar a Couso. Aquel hombre que antes de morir dijo ha sido el tanque, de aquél cámara que busco la verdad hasta el final, del hombre valiente que nos quería hacer llegar la verdad.


5 comentarios:

MARTÍN RINCÓN HOEFKEN dijo...

No se debe permitir jamás cosas así... Por eso, hay que contarlas, para que todos sepan... Éxitos!

topoaguilera dijo...

Además de una persona que cumplia con su obligacion profesional de informar con la mayor crudeza que se puede, que es con una fotografía, era un compañero fotografo.
Un saludo Carla

Fidel dijo...

Me pone la piel de gallina porque yo quiero hacer preiodismo, y me gustaría llegar a ser corresponsal.
Desde luego que no tiene nombre, pero lo peor es que nunca sabremos la verdad. Ese es el papel que nos toca jugar en esta sociedad...

Un beso!

Fidel dijo...

Espero el siguiente ;)

Fernando García-Lima dijo...

Gracias por este recuerdo, Carla. Todo un detalle el tuyo.

Y atentados contra el periodismo, miles, cientos de miles diarios... Que nadie se olvide