"Como no sabía que era imposible, lo hizo"

lunes, 5 de julio de 2010

Sábado 2015

Los sábados por la mañana me levantaré pronto (y en silencio) y me pondré un vestido -que seguramente me habré comprado en uno de esos viajes exóticos, para mi, que habré hecho-. Cojeré el cesto, que ahora llevo a diario, y me iré a por el periódico. Seguramente compraré el que a mi me gusta y en el que escribiré, siempre me ha hecho gracia leer las cosas bien presentadas ( será porque no suelo hacerlo). Pasaré a comprar flores, girasoles amarillos, los más grandes que exístan y los colocaré, después de pasearlos toda la mañana, en el jarrón de la mesa de la cocina ( de mi cocina). No sin antes, haberme tomado un zumo de naranja, el café seguirá sin gustarme aunque muy a mi pesar, en la cafetería, en la que ya no trabajaré, leyendo el diario, que seguirá existiendo (espero y deseo). Y ese es el sábado que siempre he soñado.